Los ataques rusos se intensifican mientras los ucranianos regresan de vacaciones

KYIV, Ucrania — Al menos una persona murió y otras 14 fueron hospitalizadas cuando múltiples explosiones sacudieron Kyiv y otras áreas de Ucrania el sábado. Sin embargo, algunos ucranianos desafiaron el peligro y regresaron al país para reunirse con sus familias para las vacaciones de Año Nuevo.

Los funcionarios ucranianos afirmaron que Rusia estaba atacando deliberadamente a los civiles, buscando crear un clima de miedo para ver un sombrío 2022 y marcar el comienzo de un año nuevo sangriento.

La primera dama, Olena Zelenska, expresó su indignación porque tales ataques masivos con misiles pudieran ocurrir justo antes de las celebraciones de Nochevieja.

“Arruinar la vida de los demás es un hábito repugnante de nuestros vecinos”, dijo.

La explosión mortal en la capital ucraniana ocurrió entre los edificios residenciales de varios pisos del distrito de Solomianskyi. Una persona herida en los ataques se encuentra en estado crítico, según el alcalde de Kyiv, Vitali Klitschko. Dijo que dos escuelas resultaron dañadas, incluido un jardín de infantes.

Varios edificios residenciales e infraestructura civil resultaron dañados en Kyiv el sábado por la tarde como parte de ataques masivos en todo el país. Un alto funcionario de la oficina del presidente, Kyrylo Tymoshenko, publicó fotos y videos de un hotel de seis pisos parcialmente derrumbado en Kyiv. El alcalde Klitschko dijo que un periodista japonés estaba entre los heridos en la capital.

Rusia lanzó 20 misiles de crucero sobre Ucrania el sábado por la tarde, de los cuales las fuerzas ucranianas derribaron 12, según el jefe militar ucraniano, general Valerii Zaluzhnyi.

Al menos cuatro civiles resultaron heridos en la provincia de Khmelnytskyi, en el oeste de Ucrania, según el gobernador regional Serhii Hamalii. Seis personas resultaron heridas en la región sur de Mykolaiv.

El gobernador de Mykolaiv, Vitalii Kim, dijo que los rusos estaban atacando a los civiles más directamente que solo atacando la infraestructura como en el pasado.

“En muchas ciudades se ven afectadas zonas residenciales, hoteles, solo carreteras y garajes”, escribió en Telegram.

En la región de Zaporizhzhia, como resultado de un ataque con misiles, dos casas fueron destruidas y alrededor de ocho dañadas. Cuatro personas también resultaron heridas, entre ellas una mujer embarazada y una niña de 14 años, dijo el gobernador regional Oleksandr Starukh.

A pesar de La guerra de los 10 meses de Rusia retumba sin un final a la vista, para algunas familias el nuevo año es, sin embargo, una oportunidad para reunirse, aunque sea brevemente, después de meses separados.

El sábado por la mañana, en la estación central de trenes de Kyiv, Mykyta, aún con su uniforme, agarraba con fuerza un ramo de rosas rosadas mientras esperaba en el andén 9 a que llegara su esposa Valeriia desde Polonia. No la había visto en seis meses.

“De hecho, fue muy difícil esperar tanto”, dijo a The Associated Press después de abrazar y besar a Valeriia.

Cerca de allí, otro soldado, Vasyl Khomko, de 42 años, conoció con alegría a su hija Yana y su esposa Galyna, quienes habían estado viviendo en Eslovaquia debido a la guerra, pero regresaron a Kyiv para pasar juntos la Nochevieja.

En febrero, padres, esposos e hijos tuvieron que quedarse atrás mientras sus esposas, madres e hijas abordaban trenes con niños pequeños en busca de seguridad fuera del país. Escenas de despedidas llenas de lágrimas abrasaron las pantallas de televisión y portadas de periódicos de todo el mundo.

Pero en el último día del año marcado por la brutal guerra, muchos regresaron a la capital para pasar la Nochevieja con sus seres queridos, a pesar de los constantes ataques rusos.

A medida que los ataques rusos continúan apuntando a los suministros de energía que se van millones sin electricidad, no se esperan grandes celebraciones y habrá un toque de queda cuando el reloj suene en el nuevo año. Pero para la mayoría de los ucranianos estar junto a sus familias es un lujo.

Valeriia primero buscó refugio del conflicto en España pero luego se mudó a Polonia. Cuando se le preguntó cuáles eran sus planes para la víspera de Año Nuevo, ella respondió simplemente: “Solo para estar juntos”.

La pareja se negó a compartir su apellido por razones de seguridad, ya que Mykyta ha estado luchando en el frente tanto en el sur como en el este de Ucrania.

En el andén 8, otra joven pareja se reunió. La estudiante universitaria Arseniia Kolomiiets, de 23 años, vive en Italia. A pesar de anhelar ver a su novio Daniel Liashchenko en Kyiv, Kolomiiets tenía miedo de los misiles rusos y los ataques con aviones no tripulados.

“Él estaba como, ‘¡Por favor, ven! ¡Por favor venga! ¡Ven por favor!’”, recordó. “Decidí que (estar) asustado es una parte, pero estar con los seres queridos en las fiestas es la parte más importante. Entonces, superé mi miedo y aquí estoy ahora”.

Aunque no tienen electricidad en casa, Liashchenko dijo que estaban ansiosos por recibir el 2023 junto con su familia y su gato.

Natalya Kontonenko había viajado desde Finlandia. Era la primera vez que veía a su hermano Serhii Kontonenko desde que comenzó la invasión a gran escala el 24 de febrero. Serhii y otros familiares viajaron desde Mykolaiv a Kyiv para encontrarse con Natalya.

“No nos preocupa la electricidad, porque estamos juntos y eso creo que es lo más importante”, dijo.

Más lecturas obligadas de TIME


Contáctenos en cartas@tiempo.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *