Misiles rusos cruzan a Polonia durante ataque, matan a dos

(KYIV) — Rusia golpeó las instalaciones energéticas de Ucrania el martes con su mayor bombardeo de misiles hasta el momento, alcanzando objetivos en todo el país y provocando apagones generalizados. Un alto funcionario de inteligencia estadounidense dijo que los misiles cruzaron a Polonia, miembro de la OTAN, donde murieron dos personas.

Una segunda persona confirmó a The Associated Press que aparentes misiles rusos alcanzaron un sitio en Polonia a unas 15 millas de la frontera con Ucrania.

El Ministerio de Defensa ruso negó estar detrás de “cualquier ataque contra objetivos cerca de la frontera entre Ucrania y Polonia” y dijo en un comunicado que las fotos de los supuestos daños “no tienen nada que ver” con las armas rusas.

Un funcionario de la OTAN, que habló bajo condición de anonimato, dijo que la alianza estaba investigando informes de un ataque en Polonia. El Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos dijo que también estaba investigando los informes.

Lee mas: Ucrania no solo está en la COP27 para hablar sobre el clima

El portavoz del gobierno polaco, Piotr Mueller, no confirmó de inmediato la información del funcionario de inteligencia estadounidense, quien habló bajo condición de anonimato debido a la naturaleza delicada de la situación. Pero Mueller dijo que los principales líderes estaban celebrando una reunión de emergencia debido a una “situación de crisis”.

Los medios polacos informaron que dos personas murieron el martes por la tarde después de que un proyectil impactara en un área donde se estaba secando el grano en Przewodów, un pueblo polaco cerca de la frontera con Ucrania.

Moldavia vecina también se vio afectado. Informó cortes de energía masivos después de que los ataques derribaron una línea eléctrica clave que abastece a la pequeña nación, dijo un funcionario.

Los ataques con misiles sumergieron a gran parte de Ucrania en la oscuridad y provocaron el desafío del presidente Volodymr Zelenskyy, quien sacudió el puño y declaró: “Sobreviviremos a todo”.

Zelenskyy dijo que Rusia disparó al menos 85 misiles, la mayoría de ellos dirigidos a las instalaciones eléctricas del país, y apagó muchas ciudades.

Su ministro de energía dijo que el ataque fue “el bombardeo más masivo” de las instalaciones eléctricas en la invasión rusa de casi 9 meses, que afectó tanto a los sistemas de generación como de transmisión de energía.

El ministro, Herman Haluschenko, describió los ataques con misiles como “otro intento de venganza terrorista” tras los reveses militares y diplomáticos del Kremlin. Acusó a Rusia de “tratar de causar el máximo daño a nuestro sistema energético en vísperas del invierno”.

El asalto aéreo, que resultó en al menos una muerte en un edificio residencial en la capital, Kyiv, siguió a días de euforia en Ucrania provocada por uno de sus mayores éxitos militares: la recuperación la semana pasada de la ciudad sureña de Kherson.

La red eléctrica ya fue golpeada por ataques anteriores que destruyeron aproximadamente el 40% de la infraestructura energética del país.

El presidente ruso, Vladimir Putin, no ha comentado sobre la retirada de Kherson desde que sus tropas se retiraron ante una ofensiva ucraniana. Pero la asombrosa escala de los ataques del martes decía mucho e insinuaba la ira en el Kremlin.

Al atacar objetivos al final de la tarde, poco antes de que comenzara a caer el sol, el ejército ruso obligó a los rescatistas a trabajar en la oscuridad y les dio poco tiempo a los equipos de reparación para evaluar los daños a la luz del día.

Más de una docena de regiones, entre ellas Lviv en el oeste, Kharkiv en el noreste y otras intermedias, informaron ataques o esfuerzos de sus defensas aéreas para derribar misiles. Al menos una docena de regiones reportaron cortes de energía que afectaron a ciudades que juntas tienen millones de habitantes. Casi la mitad de la región de Kyiv se quedó sin electricidad, dijeron las autoridades. Los Ferrocarriles de Ucrania anunciaron retrasos en los trenes a nivel nacional.

Zelenskyy advirtió que eran posibles más huelgas e instó a las personas a mantenerse a salvo y buscar refugio.

“La mayoría de los impactos se registraron en el centro y norte del país. En la capital, la situación es muy difícil”, dijo un alto funcionario, Kyrylo Tymoshenko.

Dijo que un total de 15 objetivos de energía fueron dañados y afirmó que 70 misiles fueron derribados. Un portavoz de la Fuerza Aérea de Ucrania dijo que Rusia usó misiles de crucero X-101 y X-555.

Mientras ciudad tras ciudad informaba de los ataques, Tymoshenko instó a los ucranianos a “aguantar”.

Lee mas: Ucrania pronto podría defenderse mejor en el aire. Así es cómo

Con el aumento de las pérdidas en el campo de batalla, Rusia ha recurrido cada vez más a apuntar a la red eléctrica de Ucrania, aparentemente con la esperanza de convertir la proximidad del invierno en un arma dejando a la gente en el frío y la oscuridad.

En Kyiv, el alcalde Vitali Klitschko dijo que las autoridades encontraron un cuerpo en uno de los tres edificios residenciales que fueron atacados en la capital, donde el proveedor de energía DTEK también anunció apagones de emergencia.

Un video publicado por un asistente presidencial mostraba un edificio aparentemente residencial de cinco pisos en Kyiv en llamas, con llamas lamiendo los apartamentos. Klitschko dijo que las unidades de defensa aérea también derribaron algunos misiles.

El ministro de Asuntos Exteriores holandés, Wopke Hoekstra, se dirigió a un refugio antiaéreo en Kyiv después de reunirse con su homólogo ucraniano y, desde su lugar seguro, describió el bombardeo como “una enorme motivación para seguir hombro con hombro” con Ucrania.

“Solo puede haber una respuesta, y es: seguir adelante. Sigan apoyando a Ucrania, sigan entregando armas, sigan trabajando en la rendición de cuentas, sigan trabajando en la ayuda humanitaria”, dijo.

Ucrania había visto un período de relativa calma desde las oleadas anteriores de ataques con drones y misiles hace varias semanas.

Los ataques se produjeron cuando las autoridades ya estaban trabajando arduamente para recuperar a Kherson y comenzar a investigar los presuntos abusos rusos allí y en los alrededores.

La ciudad sureña no tiene electricidad ni agua, y la jefa de la misión de monitoreo de la oficina de derechos humanos de la ONU en Ucrania, Matilda Bogner, denunció el martes una “situación humanitaria terrible” allí.

Hablando desde Kyiv, Bogner dijo que sus equipos están buscando viajar a Kherson para tratar de verificar las denuncias de casi 80 casos de desapariciones forzadas y detenciones arbitrarias.

El jefe de la Policía Nacional de Ucrania, Igor Klymenko, dijo que las autoridades comenzarán a investigar los informes de los residentes de Kherson de que las fuerzas rusas instalaron al menos tres supuestos sitios de tortura en partes ahora liberadas de la región más amplia de Kherson y que “nuestra gente puede haber sido detenido y torturado allí”.

La reconquista de Kherson asestó otro duro golpe al Kremlin. Zelenskyy comparó la reconquista con los desembarcos aliados en Francia el Día D de la Segunda Guerra Mundial, diciendo que ambos fueron hitos en el camino hacia la victoria final.

Pero gran parte del este y el sur de Ucrania siguen bajo control ruso y la lucha continúa.

Zelenskyy advirtió sobre posibles noticias más sombrías por delante.

“En todas partes, cuando liberamos nuestra tierra, vemos una cosa: Rusia deja cámaras de tortura y entierros masivos. … ¿Cuántas fosas comunes hay en el territorio que aún permanece bajo el control de Rusia?” Preguntó Zelensky.

Los periodistas de Associated Press Joanna Kozlowska en Londres, Jamey Keaten en Ginebra, Mike Corder en La Haya, Hanna Arhirova en Kherson y Yuras Karmanau en Tallin, Estonia, contribuyeron a este despacho.

Más lecturas obligadas de TIME


Contáctenos a cartas@tiempo.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *