La estrategia discreta de Biden para evitar que Rusia use armas nucleares

Tos líderes de Estados Unidos y otros países emitieron el miércoles una declaración conjunta condenando la guerra de Rusia en Ucrania y denunciando las amenazas de usar armas nucleares, una táctica de intimidación que se ha convertido en un lugar común para el presidente ruso, Vladimir Putin, desde que lanzó su invasión hace nueve meses.

“Es inadmisible el uso o amenaza de uso de armas nucleares”, leer la declaración, compuesto por las 20 economías más grandes del mundo. “La resolución pacífica de los conflictos, los esfuerzos para enfrentar las crisis, así como la diplomacia y el diálogo, son vitales. La era de hoy no debe ser de guerra”.

El documento de 17 páginas marca una victoria para la Administración Biden y sus aliados globales, que buscaron finalizar la cumbre de este año en Bali, Indonesia, con una declaración que censura a Rusia por su campaña militar no provocada en Ucrania. En las últimas semanas, el equipo de Biden ha lanzado un esfuerzo discreto y múltiple para presionar a Moscú para que reduzca las fanfarronadas cada vez más imprudentes que han provocado temores de que el mundo se acerca al borde de una guerra nuclear. A través de una serie de discusiones uno-a-uno y canales clandestinos entre los principales funcionarios estadounidenses y rusos, combinados con maniobras diplomáticas con los líderes de otras naciones, la Administración ha trabajado para lograr que Putin y su gobierno dejen de amenazar con el uso de armas nucleares en el campo de batalla en Ucrania, donde Moscú ha enfrentado pérdidas crecientes. este otoño.

En una rara revelación el lunes, la Casa Blanca reveló que el director de la CIA, William Burns, se reunió con su homólogo ruso, Sergey Naryshkin, en Ankara, la capital de Turquía, para discutir los costos potenciales para el Kremlin si decide usar un arma nuclear en el conflicto de Ucrania. “Él no está realizando negociaciones de ningún tipo”, dijo una portavoz de la Casa Blanca. “Está transmitiendo un mensaje sobre las consecuencias del uso de armas nucleares por parte de Rusia y los riesgos de una escalada hacia la estabilidad estratégica”.

El mismo día, el presidente Joe Biden y el presidente chino Xi Jinping emitieron un declaración conjunta que decía Las armas nucleares nunca deben usarse, particularmente en Ucrania. La reprimenda fue notable considerando que Beijing aprobó tácitamente las acciones de Putin y mostró reticencia a unirse a la condena generalizada de la invasión por parte de la comunidad internacional.

Lee mas: Estados Unidos revela estrategia para amenazas nucleares de China y Rusia

El mensaje que Estados Unidos busca enviar es claro: si Moscú se vuelve nuclear en Ucrania, solo experimentará un mayor aislamiento económico y diplomático en el escenario mundial. Hay indicios de que la estrategia, que ha cobrado impulso tras bambalinas desde finales de septiembre después de que Putin anexó ilegalmente cuatro regiones ocupadas de Ucrania luego sugirió que defendería el territorio con armas nucleares, puede estar funcionando. Putin dio marcha atrás a fines del mes pasado al afirmar que Rusia no ganaría nada con el lanzamiento de un ataque nuclear. “No vemos la necesidad de eso”, dijo el 27 de octubre en una conferencia de expertos en política exterior internacional. “Eso no tiene sentido, ni político ni militar”.

Los observadores preocupados son cautelosamente optimistas de que el enfoque de EE. UU. seguirá alejando a Putin del umbral nuclear, pero les preocupa la actual inestabilidad de las relaciones entre las principales potencias nucleares del mundo. “El equipo de Biden ha sido efectivo al advertir a Putin que no cruce la línea nuclear, advertir sobre las consecuencias y alentar en silencio a otros con influencia como China a enviar mensajes similares a Putin. Lo han hecho muy hábilmente mientras evitan las provocaciones”, dice Lynn Rusten, vicepresidenta de Nuclear Threat Initiative y ex funcionaria de alto rango en temas de control de armas y no proliferación en la Casa Blanca y el Departamento de Estado. “Pero deben permanecer vigilantes. La crisis puede haber pasado, pero el riesgo del uso nuclear permanecerá mientras la guerra continúa”.

Hasta ahora, todas las amenazas de Putin parecen ser principalmente para mostrar (la inteligencia de EE. UU. aún no ha observado cambios en la postura del arsenal estratégico de Rusia), pero no se puede ignorar la posibilidad de que el arma más poderosa del mundo sea detonada. Biden ha tratado de evitar una escalada nuclear con Rusia desde los primeros días caóticos de la guerra. Alrededor del 90% de las ojivas nucleares del mundo pertenecen a Rusia y Estados Unidos, y estos arsenales pesan mucho sobre la postura estratégica de Estados Unidos mientras Biden busca mantener la presión sobre Putin para que detenga su campaña militar empapada de sangre.

La Administración ha tratado de lograr un equilibrio entre apoyar a Ucrania con armas e información de inteligencia sin provocar una escalada nuclear o una guerra abierta con Rusia. El equipo de Biden se ha visto obligado a adaptar la estrategia en casi todos los aspectos del conflicto y determinar hasta dónde puede llegar Estados Unidos sin cruzar las líneas rojas de Putin.

En marzo, la Administración Biden pospuso un lanzamiento de prueba militar planificado desde hace mucho tiempo de un misil balístico intercontinental por temor a que Rusia lo viera como una amenaza. Una semana después, EE. UU. rechazó una propuesta para proporcionar a la Fuerza Aérea de Ucrania 28 aviones de combate MiG-29 por razones similares. El presidente rechazó los llamados para establecer una zona de exclusión aérea en los cielos de Ucrania porque pondría a los pilotos estadounidenses en combate directo con los pilotos rusos. Y a lo largo de la guerra, Biden se ha abstenido de participar en amenazas nucleares de ojo por ojo en respuesta a la retórica de Putin.

Lee mas: Dentro de la misión de $ 100 mil millones para modernizar los misiles nucleares envejecidos de Estados Unidos

En cambio, el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, ha transmitido en privado a los funcionarios rusos las posibles consecuencias de lanzar un ataque nuclear en Ucrania. En público, la Administración se ha negado a detallar qué sanciones enfrentaría Rusia por usar un arma nuclear, una catástrofe que no ha ocurrido desde que Estados Unidos lanzó dos bombas atómicas sobre Japón en 1945.

Expresar estos mensajes en privado mientras se aprovecha externamente una coalición de naciones para denunciar el posible uso nuclear de Rusia está demostrando ser una estrategia efectiva hasta el momento, dice George Perkovich, vicepresidente de estudios de Carnegie Endowment for International Peace, una organización sin fines de lucro de Washington. “Pero todavía es temprano”, dice. “Desafortunadamente, no estamos en un punto en el que el riesgo de que Rusia use armas nucleares sea cero”.

En los últimos meses, el ejército ruso ha sufrido una serie de vergonzosas derrotas en Ucrania y, a fines de la semana pasada, se retiró de la región al oeste del río Dnipro. Si las fuerzas de Putin continúan empantanadas luchando contra un ejército ucraniano más pequeño y menos capaz, muchos expertos temen que aumente el peligro de una confrontación más amplia y calamitosa con Occidente. Pero se espera que el clima invernal haga una pausa en los combates, lo que puede brindar una oportunidad para las conversaciones de paz entre Ucrania y Rusia.

El regreso de la política arriesgada nuclear en el escenario mundial le ha recordado al mundo la crisis de los misiles cubanos, que es la última vez que las superpotencias se acercaron a la guerra nuclear. El enfrentamiento, ahora hace 60 años, no se convirtió en una guerra de disparos o un intercambio nuclear. ¿Podemos una vez más evitar tal desastre y llegar a una resolución diplomática? Tal final parece remoto en medio del bombardeo diario de las ciudades ucranianas por parte de Rusia y la violencia masiva allí. Pero para sobrevivir al conflicto actual, se deben reexaminar las lecciones del pasado.

Al final de la crisis de los misiles en Cuba, EE. UU. y la Unión Soviética abrieron numerosos canales de comunicación y establecieron varios tratados sobre armas nucleares y otros temas de interés mutuo a través de una diplomacia prolongada, a pesar de ser adversarios jurados. “El camino en el que estamos ahora es largo y tiene muchas curvas por delante”, dice Perkovich. “Así que no sé si llegaremos allí, pero al menos deberíamos intentarlo”.

Más lecturas obligadas de TIME


Escribir a WJ Hennigan en william.hennigan@time.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *