Líder de extrema derecha Giorgia Meloni instalada como primera ministra de Italia

ROMA — Giorgia Meloni, cuyo partido político con raíces neofascistas obtuvo la mayor cantidad de votos en las elecciones nacionales de Italia el mes pasado, prestó juramento el sábado como el primer primer ministro de extrema derecha del país desde el final de la Segunda Guerra Mundial. También es la primera mujer en ocupar el cargo de primera ministra.

Meloni, de 45 años, prestó juramento ante el presidente Sergio Mattarella, quien el viernes le pidió formalmente formar gobierno.

Su partido Hermanos de Italia, que cofundó en 2012, gobernará en coalición con la derechista Liga de Matteo Salvini y el conservador Forza Italia encabezado por el exprimer ministro Silvio Berlusconi, cuyos partidos habían perdido popularidad entre los votantes en los últimos años.

Meloni firmó un compromiso de ser fiel a la república de posguerra de Italia, y Mattarella lo refrendó. Como jefe de estado, el presidente sirve como garante de la Constitución italiana, redactada en los años inmediatamente posteriores al final de la Segunda Guerra Mundial y la caída del dictador fascista Benito Mussolini.

Los 24 ministros del gobierno de Meloni también fueron juramentados en una suntuosa sala del Palacio del Quirinal.

Meloni no hizo comentarios públicos en sus primeras horas en el cargo. Se espera que exponga sus prioridades cuando solicite apoyo en el Parlamento antes de los votos de confianza requeridos para los nuevos gobiernos la próxima semana.

Los votos podrían indicar grietas en la coalición tripartita si alguno de los legisladores de Berlusconi o Salvini, tal vez descontentos por no obtener los ministerios que querían para sus partidos, no la respaldan.

El gobierno de Meloni reemplaza al encabezado por Mario Draghi, exjefe del Banco Central Europeo que fue designado por Mattarella en 2021 para liderar una coalición de unidad nacional contra la pandemia. Meloni se negó a unirse a esa coalición, insistiendo en que los votantes deben decidir la composición de sus gobiernos.

Durante su campaña para las elecciones del 25 de septiembre, Meloni insistió que los intereses nacionales prevalecerían sobre las políticas de la Unión Europea en caso de conflicto.

El partido derechista de la Liga de Salvini se ha inclinado por momentos hacia el euroescéptico. Admirador del presidente ruso Vladimir Putin, Salvini ha cuestionado la sabiduría de las sanciones de la UE contra Rusia por su invasión de Ucrania, argumentando que corren el riesgo de dañar los intereses comerciales italianos más que los rusos.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, emitió una nota optimista en un tuit de felicitación y señaló que Meloni fue la primera mujer en ocupar el cargo de primer ministro.

“Cuento y espero una cooperación constructiva con el nuevo gobierno sobre los desafíos que enfrentamos juntos”, dijo el jefe de la UE.

Meloni le respondió a von der Leyen en Twitter que estaba “ansiosa y lista para trabajar con usted para fortalecer la resiliencia de la UE frente a nuestros desafíos comunes”.

Un desafío inmediato para Meloni será garantizar que Italia se mantenga sólidamente alineada con otras naciones importantes de Occidente para ayudar a Ucrania a luchar contra los invasores rusos.

En los días previos a convertirse en primera ministra, Meloni recurrió a un ultimátum a su otro principal socio de coalición, Berlusconi, sobre su simpatía profesada por Putin y sus comentarios desdeñosos sobre el presidente de Ucrania.

Berlusconi, en declaraciones a los legisladores de Forza Italia, pareció justificar la invasión rusa en febrero para instalar lo que llamó un gobierno “decente” en la capital ucraniana.

Después de dejar en claro que exige un apoyo inquebrantable para Ucrania, así como las posiciones de la OTAN y la UE sobre la guerra de Rusia: “Italia con nosotros en el gobierno nunca será el eslabón débil de Occidente”, dijo. con sólidas credenciales pro-UE. Antonio Tajani anteriormente fue presidente del Parlamento Europeo.

En su tuit de felicitación a Meloni, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy no hizo ninguna referencia a que Berlusconi lo criticara. “¡Espero una cooperación fructífera continua para garantizar la paz y la prosperidad en Ucrania, Italia y el mundo!” Zelenskyy escribió.

Meloni respondió más tarde el sábado que Italia “siempre estaría del lado del valiente pueblo de Ucrania que lucha por su libertad y por una paz legítima. ¡Usted no está solo!”

El presidente de EE. UU., Joe Biden, al felicitar a Meloni, elogió a Italia como un “aliado vital de la OTAN y socio cercano a medida que nuestras naciones abordan juntas los desafíos globales compartidos”.

“Como líderes del G-7, espero seguir avanzando en nuestro apoyo a Ucrania, responsabilizar a Rusia por su agresión, garantizar el respeto de los derechos humanos y los valores democráticos y construir un crecimiento económico sostenible”, dijo Biden.

El nuevo primer ministro luego agradeció a Biden por sus felicitaciones.

“Estados Unidos e Italia están unidos por una profunda amistad y por la asociación transatlántica, fundada en valores comunes”, dijo Meloni en un comunicado, refiriéndose a la OTAN. Agregó que estaba ansiosa por trabajar juntos “por la libertad y la seguridad internacional”.

Con posibles vacilaciones en el Parlamento por parte de sus aliados simpatizantes de Rusia, así como del ex primer ministro Giuseppe Conte, un líder de la oposición populista, sobre el continuo suministro de armas a Ucrania, Meloni nombró a uno de los cofundadores de su partido, Guido Crosetto, como ministro de defensa.

Si bien Meloni se ha presentado a sí misma como crucial para combatir la ideología de izquierda, Crosetto emitió una nota más conciliadora.

“Quien gobierna representa a toda la nación, se despoja del atuendo partidista y asume el de la responsabilidad colectiva”, dijo a periodistas el nuevo ministro de Defensa.

La derecha política de Europa, deseosa de dominar el continente, se regocijó con la llegada al poder de Meloni.

La líder de extrema derecha francesa Marine Le Pen, refiriéndose a Meloni y Salvini, escribió en Twitter: “En toda Europa, los patriotas están llegando al poder y con ellos, esta Europa de las naciones”.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, también elogió el nacimiento del nuevo gobierno italiano como un “gran día para la derecha europea”.

En un toque inusual para un país acostumbrado a la política y el poder dominados por hombres, la compañera de Meloni, una periodista del imperio mediático de Berlusconi, asistió a la ceremonia de juramento del sábado junto con la hija de 6 años de la pareja, Ginevra.

Más historias de lectura obligada de TIME


Contáctenos a cartas@tiempo.com.