Erlin Haaland: Jorge Barraza habla del fenómeno noruego del Manchester City – Fútbol Internacional – Deportes

¿Será el máximo goleador de la historia? En los próximos años todos los hinchas del mundo iremos contando gol a gol a ver si llega. Pero debería lograrlo, tiene las virtudes y el tiempo para superar cualquier récord vigente. Siempre que disfrutamos de un fenómeno décimos lo mismo: no volverá a haber otro igual, y luego aparece. Lo dijimos cuando se extinguía la llama de Pelé, pero surgió Maradona. Al apagarse la gloria de Diego, lo mismo, y rompió el cascarón Messi.

Con los goleadores sucede otro tanto. Se fue Gerd Müller y vino Romario, y tras él Cristiano Ronaldo. Ahora es el turno de Erling Brut Haaland, noruego, 22 años, un metro 94, una fuerza de la naturaleza, un bárbaro que arrasa las poblaciones defensivas que encuentra a su paso. Tras cada partido le inventan un apodo nuevo: ‘La Bestia’, ‘El Animal’, ‘El Androide’, ‘El Vikingo’, ‘El Robot’, ‘Noruegol’… Seguro habrá más.

Lea también: Haaland: recogen firmas para que no jueguen más en Inglaterra, no lo crean humano

“No es humano”, soltó el arquero del FC Copenhague. Lo confió Jack Grealish, el 10 del City, que se lo dijo Kamil Grabara, quien acababa de sufrir dos goles del gigantón noruego. Y añadió Jack, en tono de absoluta admiración: “Honestamente, Haaland es increíble. Nunca he sido testigo de algo así en mi vida. En el primer y segundo gol solo me estaba riendo. Él siempre está ahí, ojalá pueda continuar de esta forma y llevarnos a la gloria”.

¿Tiene el noruego cómo superar a los máximos goleadores de la historia?

Hoy, Cristiano Ronaldo (37 años y 8 meses) encabeza la tabla de goleadores históricos con 816 goles oficiales. Messi (35 y 6 meses) lleva 781. ¿Los superará el noruego, actualmente con 175 goles y de apenas 22 calendarios? Es lo que empieza a preguntarse el mundo del fútbol. ¿Por qué no? Estamos frente a un goleador salvaje, ante el cual palidecen otros muy buenos como Lewandowski o Mbappé, a quienes ya eclipsó.

Primero vale aclarar que Cristiano y Messi están en actividad y puede que aún marquen algunas docenas más. Por lo cual el chico nacido en Leeds, Inglaterra (mientras su padre jugaba allí), deberá anotar, como mínimo, unos 700 adicionales a los 175 que ya tiene. Suena a mision imposible, sin embargo, posee la voracidad, el fisico, el caracter sobre todo, y el tiempo a su favor. Si juega quince años más podría lograrlo. Lo anima un deseo irrefrenable de hacer un rojo, la condición esencial de todo bombardero.

Erling Haaland

Claro, no pudo acosarlo las lesiones, el enemigo más peligroso de un deportista, y en su caso no es menor, pues en lo poco que lleva en Primera División —debutó en abril de 2017— ha tenido varias, no graves, aunque le han costado perderse 36 partidos, no poco. Y, lo realmente crucial: debería observar la rigurosa disciplina de Cristiano, Messi y Lewandowski, que rara vez faltan a un partido, pese a sus edades, pues están impecables atléticamente y se cuidan de modo científico.

Otro punto son las fiestas, la noche. Su padre Alf fue futbolista (Nottingham Forest, Leeds United, Manchester City, mundialista con Noruega) y es quien guía su carrera, seguramente lo aconsejará, no obstante, es imposible atar a un chico de 22 años, bañado en fama y con 400.000 dólares a la semana. Para alguien con ese perfil la noche es irresistible. Se verá qué tan resistente es a las fiestas.

(Además: Manchester City se trepa al líder de la Premier apoyado en el eficaz Haaland)

Hay otra sombra: ese físico imponente que hoy le permite arrollar a las defensas como si fueran juguetes, puede volverse contra mañana. Tiene una carrocería demasiado voluminosa, cuando le empiecen a caer los años le va a costar moverla, lo lentificará, y en el área se puede ser muchas cosas, menos lento. Allí rige la ley del más rápido. Sí, tiene la mesa servida para convertirse en el artillero de la historia, también es cierto durante que tendrá que registrar un promedio de casi 50 goles por temporada quince años consecutivos. No suena sencillo.

Haaland anda con un rendimiento fenomenal

A favor le juegan las condiciones. Llega al gol por diversos caminos: de atropellada, de cabeza, de rebote, contraatacando con espacios, estando en el área o volando por el aire, como el extraordinario tanto que le marcó al Borussia Dortmund en Champions. Es un salvaje del gol. Al principio se pensó en un grandote medio torpón estacionado en el punto del penal, nada que ver, muestra mucha movilidad, arranca de atrás, participa el circuito de armado del equipo y sabe jugar, entrega con precisión la pelota y le pega bien. Justamente las dos condiciones básicas de un supergoleador son rematar bien y ser veloz. Reúne ambas.

Erling exhibe, además, otro punto favorable: a mayor grado de exigencia, mayor respuesta. Hizo 20 goles en 50 partidos en el modesto Molde FC (o 40 de media por cotejo); subió al Salzburgo y apareció 29 en apenas 27 juegos (1,07); escaló al Borussia Dortmund y anotó 86 en 89 cotejos (0,97) y al fin tras su nuevo ascenso, esta vez en el Manchester City, lleva 20 en 13 salidas al campo, con un infernal promedio de 1,58 por cotejo. No necesitó la adaptación a sus nuevos equipos, eso es para los normales, en todos fue llegar un jueves y deslumbrar el domingo. “No se adaptará a un fútbol de tanta posesión y toque como el de Guardiola”, fue el comentario general. Pero aplastó también las dudas. No es una estaca clavada en el área, se sale y también aprendió a tocar. ¿Exquisito? No, simplemente es la bomba atómica.

El 30 de mayo de 2019 el fútbol tomó nota de un suceso inusual. Por el Mundial Sub-20, Noruega goleó 12 a 0 a Honduras. Terrible goleada para el Guiness. Sin embargo, impactó más que un solo jugador fuera autor de nueve de los 12 goles. Una animalada. Allí el público tuvo conocimiento de un apellido: Haaland. “Bueno, pero fue ante Honduras”, “Un Sub-20 no es medida de nada”, dijeron los cráneos tuiteros. En cualquier latitud, por el torneo que sea, es inaudito, anormal y estratosférico que un futbolista haga nueve goles. Era una señal.

La única duda es Noruega. Ya no puede cambiar de selección, pasar a otra más potente. Allí le espera un futuro de medianías. A diferencia de otros supertalentos, no pertenece a un medio poderoso, le va a costar todo, alzarse con un título, clasificar a un Mundial, ganar partidos. Su media goleadora decaerá en la selección. debe sumar preferentemente en clubes.

Erling Haaland

En sólo 23 juegos por la Liga de Campeones reúne 28 goles. Ya superó en la lista de anotadores de Champions a leyendas como Romario (20), Cruyff (19), Van Basten (19), Ronaldinho (18), Totti (18) y Platini (18). Puede que con el tiempo los quintuplique a todos ellos. Con esa misma cantidad de cotejos, Cristiano Ronaldo todavía no había hecho ningún gol por Champions, y Messi totalizaba 8. Y hoy son los dos máximos con 141 y 127, por lo cual tiene que pasar algo grave para que el muchacho del City no los supere a ambos.

A manera de anécdota: el City le ganó al Barcelona a uno de sus suplentes, Ferrán Torres, en 55 millones, puso 5 más y compró a Haaland en 60. Ferrán también hace banco en Cataluña y con Haaland, ya sabemos, son las genialidades del Barça. Formulamos un sondeo en Twitter sobre si Erling será, con el tiempo, el máximo romperredes de la historia: el 72,8 % respondió que sí. Tal es el impacto que genera en los hinchas.

“El imparable Haaland: ¿cuáles son sus límites…?”, tituló Marca una amplia nota dedicada a este depredador. El límite es él mismo, su compromiso profesional.

ultimo tango…

Jorge Barraza
PARA EL TIEMPO
@JorgeBarrazaOK

Más noticias de Deportes

Alberto Gamero explica el apagon de Millonarios en la Liga y busca soluciones

Cortuluá y Patriotas, cada vez más hundidos en la tabla del descenso

Fortaleza y Llaneros, otra vez, juntos en una semifinal de la B: el sorteo