La OMS da la alarma sobre las enfermedades en las zonas de Pakistán afectadas por las inundaciones

ISLAMABAD — La Organización Mundial de la Salud dio la alarma el sábado sobre un “segundo desastre” a raíz de las inundaciones mortales en Pakistán este verano, mientras los médicos y trabajadores médicos en el terreno luchan contra los brotes de enfermedades transmitidas por el agua y de otro tipo.

Las inundaciones comenzaron a retroceder esta semana en las provincias más afectadas, pero muchos de los desplazados, que ahora viven en tiendas de campaña y campamentos improvisados, enfrentan cada vez más la amenaza de infecciones gastrointestinales, dengue y malaria, que van en aumento. Las aguas sucias y estancadas se han convertido en criaderos de mosquitos.

Las lluvias monzónicas sin precedentes desde mediados de junio, que muchos expertos relacionan con el cambio climático, y las inundaciones subsiguientes mataron a 1.545 personas en todo Pakistán, inundaron millones de acres de tierra y afectaron a 33 millones de personas. Hasta 552 niños también han muerto en las inundaciones.

“Estoy profundamente preocupado por la posibilidad de un segundo desastre en Pakistán: una ola de enfermedades y muertes después de esta catástrofe, vinculada al cambio climático, que ha impactado severamente los sistemas de salud vitales dejando a millones vulnerables”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. , dijo en un comunicado.

“El suministro de agua se interrumpe, lo que obliga a la gente a beber agua insalubre”, dijo. “Pero si actuamos rápidamente para proteger la salud y brindar servicios de salud esenciales, podemos reducir significativamente el impacto de esta crisis inminente”.

El jefe de la OMS también dijo que casi 2.000 instalaciones de salud han resultado dañadas total o parcialmente en Pakistán e instó a los donantes a continuar respondiendo generosamente para que se puedan salvar más vidas.

El primer ministro paquistaní, Shahbaz Sharif, partió hacia Nueva York el sábado para asistir a la primera reunión en persona de líderes mundiales en la Asamblea General de la ONU desde la pandemia de coronavirus. Sharif pedirá más ayuda de la comunidad internacional para hacer frente al desastre.

Antes de su partida, Sharif instó a filántropos y agencias de ayuda a donar alimentos para bebés, junto con mantas, ropa y otros alimentos para las víctimas de las inundaciones, y dijo que esperaban ayuda desesperadamente.

Las provincias del sur de Sindh y del suroeste de Baluchistán han sido las más afectadas: cientos de miles de personas en Sindh viven ahora en casas improvisadas y las autoridades dicen que llevará meses drenar completamente el agua en la provincia.

En todo el país, las inundaciones dañaron 1,8 millones de viviendas, arrasaron carreteras y destruyeron casi 400 puentes, según la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres.

Imran Baluch, jefe de un hospital de distrito administrado por el gobierno en Jafferabad, en el distrito de Dera Allah Yar en Baluchistán, dijo que de 300 personas examinadas diariamente, casi el 70% dan positivo por malaria.

Después de la malaria, la fiebre tifoidea y las infecciones de la piel son más comunes entre los desplazados, que viven durante semanas en condiciones antihigiénicas, dijo Baluch a The Associated Press.

El pediatra Sultan Mustafa dijo que trató a unos 600 pacientes en una clínica de campo establecida por la organización benéfica Dua Foundation en el área de Jhuddo en Sindh, en su mayoría mujeres y niños con infecciones gastrointestinales, sarna, malaria o dengue.

Khalid Mushtaq, al frente de un equipo de médicos de la Fundación Alkhidmat y la Asociación Médica Islámica de Pakistán, dijo que están tratando a más de 2.000 pacientes al día y que también están proporcionando kits que contienen un suministro mensual de pastillas para purificar el agua, jabones y otros artículos.

El viernes, el representante de la agencia de la ONU para la infancia en Pakistán, Abdullah Fadil, dijo después de visitar las áreas afectadas por las inundaciones de Sindh que aproximadamente 16 millones de niños habían sido afectados por las inundaciones. Dijo que UNICEF estaba haciendo todo lo posible “para apoyar a los niños y las familias afectadas y protegerlos de los peligros continuos de las enfermedades transmitidas por el agua”.

Más historias de lectura obligada de TIME


Contáctenos a cartas@tiempo.com.

Más historias de lectura obligada de TIME


Contáctenos a cartas@tiempo.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *