Mundial de Catar 2022: estos son los 8 estadios sedes de la Copa del Mundo – Fútbol Internacional – Deportes

El de Catar será el mundial de los lemas. Más allá del eslogan de la Fifa: “Ahora es todo”, algunos lo tildan de “mundial de la tecnología”. Otros hablan de “mundial de los árabes” o “el mundial de Medio Oriente”. Los organizadores, en cambio, prefieren bautizarlo como “el mundial cercano”.

Se basan en la distancia entre los estadios más lejanos: 70 kilómetros entre Al-Khor, el más norteño de los ocho, y Al-Janoub, el que está más al sur. Y agregan otros dos datos: cinco de los ocho recintos están ubicados en un radio de diez kilómetros, mientras que a siete de los ocho estadios se puede llegar por debajo de la tierra, en metro. A continuación, un viaje por las ocho sedes de Catar 2022.

Lusail, la joya del torneo

Luego de aterrizar en el aeropuerto internacional de Hamad, y de instalarse en el búnker de la Universidad de Qatar, el seleccionado argentino reconocerá el campo de juego del estadio Lusail, escenario del primer partido, ante Arabia Saudita (y también del segundo, ante México). El debut argentino será el martes 22 de noviembre y será el único de los siete partidos de la primera etapa planificados en ese recinto que tendrá luz solar. El pitazo inicial será a las 13 (hora local, las 7 de la mañana en Argentina). Tranquilidad: el invierno qatarí es templado, con temperaturas promedio de 25 grados.

El Lusail Stadium es el más grande de los ocho. Es el “Nido de pájaros” de Pekín 2008, pero en versión qatarí. Su fachada aparece en los billetes de 10 riyales, la moneda del emirato. Tiene una capacidad máxima superior a los 80 mil espectadores sentados y durante los días de partido se le suman unas 15 mil personas que trabajan en las diferentes áreas operativas. Es decir, más de 100 mil almas en un recinto deportivo. Casi la población estable de Tandil según el censo de 2010 (116.916 habitantes).

Lusail
Foto:

GABRIEL BOUYS / AFP

Según los organizadores del mundial, su diseño “está inspirado en el juego de luces y sombras que caracteriza a la linterna fanar (típica de esta parte del mundo). Su forma y fachada hacen eco de los intrincados motivos decorativos de cuencos, vasijas y otras piezas de arte encontradas en todo el mundo árabe e islámico durante el surgimiento de la civilización en la región”.

El adjetivo icónico le cae perfecto a esta mole de cemento y hormigón en la que trabajaron más de 10 mil personas en los últimos cuatro años: la obra comenzó a mediados de 2016 y se terminó en diciembre de 2021. Está previsto que antes del Mundial se disputen “entre dos y tres partidos” con público en las tribunas. Hasta ahora, los sistemas internos, el sonido y los vestuarios se probaron a puertas cerradas.

Este es un puro estadio de fútbol, construido de la nada. Y sólo para partidos de fútbol. Es una experiencia espectacular para ver fútbol. Especialmente cuando está lleno

“La distancia desde la fila 1 al campo es prácticamente nula. Por lo general, los estadios de este tamaño tienen una pista de atletismo. Y se suelen usar para atletismo, para los Juegos Olímpicos y para partidos de fútbol. Este es un puro estadio de fútbol, construido de la nada. Y sólo para partidos de fútbol. Es una experiencia espectacular para ver fútbol. Especialmente cuando está lleno”, dice Tamim El Abed, gerente de operaciones del estadio, y quien supervisa la obra desde el día 1. El Abed nació en Palestina y emigró con su familia a Qatar hace 50 años. Ahora le toca ser responsable de la construcción más emblemática del primer mundial en el mundo árabe.

En cuanto el micro que trasladará a la delegación argentina se sumerja en las entrañas del estadio, los futbolistas argentinos verán fotos de decenas de miles de personas, pegadas una al lado de la otra en la entrada de vehículos oficiales. “Son todos los que trabajaron en la construcción”, informa El Abed a LA NACION. Hasta noviembre de 2016, cuando la primera máquina empezó a trabajar, este lugar era tierra y arena. En total, 100 hectáreas.

“Parte de nuestro trabajo como país organizador es el legado de las construcciones. Y no hacer obras que luego del torneo no se puedan uar”, cuenta El Abed, el gerente de Lusail. “El plan es ceder las tierras que están alrededor del estadio luego del torneo a desarrolladores, para hacer proyectos que sean económicamente sustentables: retail, comidas y bebidas, escuelas”. En este sentido, y como Qatar 2022 se jacta de ser “el primer mundial sustentable” (sí, otro eslogan), los organizadores aconsejan que los hinchas lleguen a los estadios en subterráneo. En el caso de Lusail, quienes opten por ese medio de transporte tendrán una ventaja exclusiva: ubicada en la esquina sudoeste del recinto, la estación de la línea roja los dejará apenas a 600 metros del ingreso a la zona de seguridad. Quienes se acerquen en auto o en taxi deberán estacionarse a dos kilómetros del estadio. Y tomar uno de los ómnibus que habrá en esas playas para llegar hasta el control de seguridad.

“La gente ha comenzado a darse cuenta de las ventajas que tiene viajar en metro durante un partido importante. Esperamos que el conocimiento de este medio de transporte crezca aún más”, relata El Abed. Y agrega: “​​Cuanta más gente podamos alentar para que use el metro, más fácil será la operación del estadio. Y mejor será la experiencia del espectador”. A los argentinos que concurran les llamará la atención la cantidad de edificios de cuatro pisos que hay en los alrededores: Lusail recién está empezando a poblarse. Y, también, las obras en construcción. El lugar que pisarán era tierra de nadie hasta hace una década. El estadio es la joya de un torneo; la principal atracción de una ciudad artificial.

En Qatar 2022 habrá espectadores VIP y, también VVIPs. ¿Qué significa? Simple: “Very Very Important People”. Es decir, gente “muy pero muy importante”. Tendrán su acceso y subirán por ascensor hasta la parte más lujosa de los estadios. Esos camarotes de “ultralujo” en Lusail son como habitaciones de un hotel cinco estrellas, con lobby incluido. Comidas y bebidas libres, camas de dos plazas, azafatas a disposición y acceso a ubicaciones preferenciales en la platea con vista inigualable a la cancha son algunas de las ventajas de pertenecer a este selecto grupo.

974 Stadium, un Lego de contenedores

Ubicado en el puerto de Doha, es el escenario del partido ante Polonia, el último de la fase de grupos del equipo argentino, que se jugará el 30 de noviembre. La delegación albiceleste tendrá que hacer unos 15 minutos en ómnibus desde el centro de entrenamiento hasta este recinto, único en la historia de los mundiales. ¿La razón? Su estructura primaria son contenedores: 974 en total. Curiosidades del destino, ese número es el prefijo internacional de Qatar.

Además, se trata del único estadio desmontable en la historia de los mundiales. La idea es quitarlo del lugar que ocupa cerca de la bahía y llevarlo a otros lugares del mundo donde se desarrolle el torneo ecuménico. Ese trasplante tardará cerca de dos años, mucho menos tiempo del que demanda la construcción de un estadio desde cero. El 974 Stadium es el único de los ocho recintos mundialistas que no tiene una refrigeración continua, ya que al estar cerca de la costa el aire marítimo enfría el ambiente.

974 Stadium

Además, está zonificado por colores: “Básicamente, los contenedores se pueden ir uniendo y apilando, como en un Lego”, contó a LA NACION el arquitecto Mark Fenwick, el cerebro detrás del estadio. Y añadió: “Son como un edificio Lego y luego cada color es un uso. Todo es muy fácil, muy sencillo. Y el estadio como ves es una escultura, como una especie de estantería: fuimos colocando los contenedores como cajas, como piezas. Y como vienen completamente preparados desde origen, desde fábrica, lo único que hay que hacer es enchufarlos y ya funcionan”.

Así, los argentinos tendrán que estar alertas al código de colores: los baños están en contenedores amarillos; los lugares de venta de comida, en azul; las zonas de seguridad y primeros auxilio, en verde; entradas VIP, VVIP y salas de rezo para hombres, en plata; las zonas de rezo para las mujeres, en negro. En ese recinto se jugarán seis partidos de la fase de grupos y uno de octavos de final.

Al-Bayt, el más lejano

Al Bayt Stadium

El estadio Al-Bayt está en la ciudad de Al-Khor, unos 35 kilómetros al norte de Doha. Es el más lejano de los ocho, y el único al que no se puede llegar con el metro: hay que tomar el ómnibus. Recordatorio: todos los hinchas que vayan a ver el Mundial tendrán transporte gratuito con la Hayya Card, el Fan Id de Qatar 2022. El trayecto es por autopista sin peaje y en 45 minutos se llega sin problemas. La primera imagen al llegar a esta construcción, que puede albergar a unos 60 mil espectadores, es la de las típicas tiendas de beduinos.

Es que Al-Bayt está inspirado en el nombre “bayt al sha’ar”, el vocablo árabe que sirve para designar a esas carpas de campaña que solían ser usadas por los pueblos nómadas en todo el Golfo Pérsico. En Al-Bayt debutará el seleccionado local (frente a la Ecuador del argentino Gustavo Alfaro) y se disputarán además otros ocho partidos, incluida una semifinal y el choque entre dos potencias europeas: España vs. Alemania, programado para el domingo 27 de noviembre a las 22, hora local (las 16 de la Argentina).

Al Khor (catar)

Aficionados al fútbol en el estadio Al Bayt Stadium, en Catar.

Al-Janoub: la perla

Al-Janoub
Foto:

GABRIEL BOUYS / AFP

El estadio Al-Janoub está emplazado en la ciudad de Al-Wakrah, a unos 20 minutos por autopista hacia el sur de Doha. Se jacta de poder albergar a uno de cada dos habitantes de ese centro urbano, uno de los más antiguos del país. Si en la ciudad hay cerca de 85 mil personas estables, en Al-Janoub pueden ingresar unos 40 mil. Tierra de pescadores, “su diseño se asemeja a la embarcación usada por los lugareños para adentrarse en el mar en busca de alimento y perlas”, según la información oficial de los organizadores del mundial. Se accede a través del metro en la estación de Al Wakrah.

El día de su inauguración, en 2019 y con motivo de la final de la Amir Cup (una especie de Copa Argentina), una ceremonia rindió homenaje a esa herencia de la ciudad y a la arquitecta Zaha Hadid, fallecida en 2016. Considerada una de las mejores del mundo, su estudio dio vida a la estructura del estadio Al-Janoub.

En Al-Janoub, cuyos camarotes VIP y VVIP también parecen habitaciones de hoteles cinco estrellas y abundan los sillones y las alfombras, se disputarán siete partidos: seis de la fase de grupos y uno de los octavos de final del Mundial.

Al-Thumama, o la exaltación de la juventud

Estadio Al Thumama

Otro de los estadios de 40 mil espectadores es el de Al-Thumama, 12 kilómetros al sur del centro de Doha. Estrenado en 2021, es el primero que puede verse desde el aire, ya que está ubicado en la zona de aproximación de los aviones que se aprestan a aterrizar en el aeropuerto internacional de Hamad.

De acuerdo con el Supremo Comité para el Legado de Qatar 2022, la forma circular del estadio refleja la gahfiya, una gorra tejida tradicional utilizada por hombres y niños en todo el Medio Oriente durante siglos. Es una parte querida de la cultura familiar árabe que simboliza la dignidad y la independencia, marcando el camino de cada niño hacia la edad adulta”. En esa exaltación a los primeros años de vida también se simboliza “el surgimiento de Qatar como un jugador importante en la escena deportiva mundial”.

Al estadio de Al-Thumama se puede acceder por metro (estación Free Zone), y desde allí, un ómnibus especial para hinchas completa el camino hacia el estadio, que demora unos 15 minutos. También se puede ir caminando una vez que se baja del subterráneo. En ese caso, llegar al recinto deportivo puede demorar hasta media hora. En Al-Thumama se disputarán ocho partidos, incluido el primero de todos (Senegal vs. Holanda, el 21 de noviembre a las 13, hora local) y uno de cuartos de final.

Education City, innovación rodeada de verde

Education Stadium.
Foto:

GABRIEL BOUYS / AFP

Situado a 7 kilómetros del centro de Doha, y en camino al estadio de Al-Rayyan, el estadio de Education City está rodeado de universidades y centros de estudio. Pero, además, tiene hasta una cancha de golf propia y numerosas tiendas y negocios para pasar el día. Con capacidad para 40 mil espectadores, fue el tercero de los estadios construidos para Qatar 2022 en estar listo: se completó en junio de 2020.

Se puede acceder mediante el metro (estación Education City, línea verde) y la fachada “presenta triángulos que forman patrones geométricos complejos, similares a diamantes, que parecen cambiar de color con el movimiento del sol en el cielo. Por la noche, la estructura presenta un espectáculo de luces de colores, lo que la hace aún más llamativa”, según la información provista por los organizadores.

En un primer momento, este estadio albergaría el partido entre la Argentina y México, que más tarde pasó a su sede definitiva, en Lusail. El estadio Education City tendrá ocho encuentros del Mundial, incluyendo uno de octavos de final y otro de cuartos de final.

Ahmad Bin Ali, un oasis camino al desierto

Ahmad Bin Ali

Concebido como una puerta de ingreso al desierto, este estadio con capacidad para 40 mil espectadores fue estrenado el 18 de diciembre de 2020 con la final de la Amir Cup de ese año. Es la casa del Al Rayyan, uno de los principales equipos de la Qatari Stars League, la máxima división del fútbol qatarí. El equipo lleva el nombre de la ciudad, una de las más antiguas del país.

El estadio “incorpora símbolos de la cultura qatarí en su espectacular fachada ondulada. Las instalaciones que rodean el estadio también reflejan el país, con estructuras en forma de dunas de arena que recuerdan las bellas tierras salvajes del oeste”, de acuerdo con la página web del mundial. A unos 1000 metros hay un enorme shopping, en el que los hinchas que vayan a ver a sus seleccionados pueden distraerse antes y después de los partidos. El metro, además, está disponible en las afueras del centro comercial y es de fácil acceso al estadio. En el Ahmad Bin Ali se disputaron los dos partidos de los repechajes continentales Australia vs. Perú y Costa Rica vs. Nueva Zelanda, que funcionaron como bancos de prueba para la organización del mundial. Durante el torneo ecuménico, este estadio recibirá siete encuentros de la fase de grupos.

Khalifa International Stadium, la nave insignia

Estadio Internacional Khalifa

Khalifa International Stadium es el más antiguo de los ocho estadios: inaugurado en 1976 y renovado en mayo de 2017, es la casa del seleccionado local. Está ubicado en el corazón del centro Aspire, una especie de mini ciudad que respira sólo fútbol y en el que los cracks del futuro reciben su educación futbolística. En el predio, gigante, también se encuentra el museo 1,2,3, que rinde culto a la historia olímpica y hace un repaso por todos los megaeventos deportivos que Qatar organizó.

De acuerdo con la información oficial, el estadio supo hospedar los Juegos Asiáticos, la Copa del Golfo Arábigo y la Copa de Asia. “Para la gente de Qatar y la región, se trata de un viejo amigo, un rostro familiar que une a las comunidades”. En ese mismo césped, Lionel Messi le convirtió un gol a Brasil en el tiempo de descuento de un amistoso jugado en 2010. El ya mítico coliseo deportivo tendrá ocho partidos del Mundial, incluyendo el encuentro por el tercer puesto.

Alejandro Casar González
Especial La Nación
Argentina
GDA

Más noticias de deportes