Catalina Pérez: perfil de la arquera de la Selección Colombia femenina – Fútbol Internacional – Deportes

De las 23 integrantes de la Selección Colombia femenina que se ilusiona con conseguir mañana el título de la Copa América contra Brasil, tal vez la que menos tiempo ha vivido en el país es la portera titular, Catalina Pérez. Pero es la que ha vivido con mayor emoción lo que ha conseguido el equipo hasta ahora.

La Selección ya consiguió los premios mayores: el cupo directo al Mundial de Australia y Nueva Zelanda 2023 ya los Olímpicos de París 2024. Y con el paso a la final, las lágrimas de Catalina le dieron la vuelta al mundo.

Catalina Pérez y su emoción por llegar a la final

“Me siento muy afortunada de vivir lo que hace este grupo, que es esa gran alegría y esa entrega que cada una le mete a esto, la Selección y el fútbol. Puedo vivir con profesionales top en el fútbol y también con seres humanos calurosos, siempre pendiente el uno de la otra, y jugar fútbol con ellas no tiene precio”, dijo la portera de 27 años.

Catalina ha hecho toda su carrera en el extranjero. Nació en Bogotá el 8 de noviembre de 1994, pero sus padres, Alejandro Pérez y Luz María Jaramillo, decidieron emigrar al sur de la Florida cuando ella tenía 4 años.

Fue allí donde Pérez comenzó su carrera, a los 8 años, cuando convencieron a sus padres de que la dejaran jugar al fútbol, ​​luego de que le sugirieran el tenis e, incluso, el porrismo. Y allá la encontró el técnico de la Selección Colombia sub-20 de la época, Ricardo Rozo, que la cerró en la lista para el Mundial de Alemania, en 2010, cuando apenas tenía 15 años.

El fútbol le permitió a Catalina para estudiar finanzas y hacer una maestría en la Universidad de Miami, con la que siguió jugando al fútbol. Y allí tuvo una lesión que la sacó de la Copa América de 2014 y casi la deja afuera del Mundial de Canadá: se rompió el ligamento cruzado de la rodilla izquierda.

La entrenadora en la universidad, Mary-Frances Moore, la motivó para que volviera rápido: “Tu es tratar de estar lo suficientemente saludable como para volver a la Selección”, le dijo. Lo hizo: fue suplente de Sandra Sepúlveda y jugó el partido de octavos de final contra Estados Unidos, por suspensión de la titular. Sin embargo, comenzando el segundo tiempo le hizo un penalti a Alex Morgan y resultó expulsada. Por eso también quiere revancha.

catalina perez

Catalina Pérez, en el momento de la expulsión en el Mundial de Canadá, en 2015.

Foto:

Michael Chow-USA TODAY Deportes

De trabajar en un banco al gran salto a Europa

Su formación académica le permitió a Catalina comenzar a trabajar con un banco en Boston. Pero el fútbol pudo más: en 2019 la contrató el New England Mutiny, y al año siguiente dio el salto a Europa.

En 2020 llegó a Italia para jugar con la Fiorentina. Fue al banco en cuatro partidos, antes de que se suspendiera la Serie A por la pandemia de covid-19. De allí pasó al Nápoles, ya mediados del 2021 se hizo con el Betis.

Catalina se quedó con la titular de la Selección, por delante de la experiencia de Sandra Sepúlveda y de la proyección de Natalia Giraldo, y demuestra que tiene un talento especial al mismo atajar dos penaltis en un partido, nada menos que contra las campeonas del mundo , Estados Unidos, en un amistoso antes de la Copa.

“No ha sido nada fácil, ha tenido momentos muy difíciles de lesiones y lágrimas, pero también de muchas alegrías que era necesario vivir para poder estar aquí hoy; darle lo mejor de mí al grupo, que es lo que quiero hacer todos los días, y vivo con mucha gratitud con todos porque han creído en mí. Me siento muy afortunada de ser parte de la Selección Colombia”.

Pérez no ha vivido casi en Colombia, pero jugar la final en Bucaramanga tiene un significado especial: “Mi abuelo era de aquí y tristemente moría; es una persona muy importante para mí y con estos partidos acá, lo siento aquí conmigo. Es mi ángel cuidándome y no es coincidencia que los partidos sean aquí”, relata.

DEPORTE