Selección Colombia femenina vence a Bolivia en Copa América: resumen – Fútbol Internacional – Deportes

Deben ser 4 o 5 o tal vez 6 goles. Es que Colombia falló muchos, pero hizo lo suficiente para ganar con comodidad, con justicia, 3-0 contra una frágil Boliviaen la segunda fecha del grupo A de la Copa América femenina.

Alcanzó a parecer que iba a ser un partido sufrido, no por el rival, que hizo lo que pudo para resistir, sino porque Colombia entró en un círculo de imprecisión. La victoria nunca estuvo en riesgo, pero los goles se hicieron esperar. Hubo mucho desperdicio. Colombia hizo el juego suyo, danzó en la cancha, mucho toque, mucha gambeta, con Linda Caicedo expresando sus amagues, con Catalina Usme orquestando, sí, mucha sinfonía, pero el gol no llegó.

Las bolivianas resistieron como pudieron, pegaban cuanto pudieron. Dos veces las colombianas cayeron en el area, y la jueza dijo que no. El partido era eso: Colombia y un ataque demoledor. Bolivia en una trinchera. Lo intentó Leicy y falló. Hubo juego aéreo, media distancia, llegadas tocando y nada. 20 minutos y nada. Pero este no era un partido para sufrir, esos 20 minutos fueron más bien como una exploración, y por eso al minuto 21, Leicy dijo basta, como si el diagnóstico estuvo completo, y sacó un balonazo de media distancia y anotó un golazo, el 1-0.

Leicy Santos - Colombia vs Bolivia (ajustada)

La ’10’ celebra su anotación.

Foto:

Federacion Colombiana de Futbol

Entonces ya era otro partido, un partido sin presión, aunque se necesitaban más goles, ese era el objetivo ante un rival que había perdido 6-1 contra Ecuador. Catalina dio muestras de su magia con un lindo remate, pero se fue al travesaño. Luego Daniela Montoya se perdió un gol con el arco de frente. Después Leicy quiso ser solidaria y por asistir a Linda, entre la dos erraron uno más. Y así…

Al fin al minuto 42, en otro ataque frenético, Manuela Vanegas fue derribada en el área. Penalti, la mejor fórmula para no fallar más. Pero Catalina, que es una experta, pues tiró la pelota a un palo. De no creer. Colombia terminó el primer tiempo ganando, pero la sensación general era que no se ganaba, o acaso era una victoria a medias.

En la segunda parte Colombia atacó con tanta voracidad que pasó a la confusión, a la imprecisión. Goles, goles, pedía el DT y clamaba la gente en las tribunas. Y Colombia no podía. Y Bolivia se resistía.

Y si Ramírez falló un gol de cabezazo de frente al arco, ya parecía que esa pelota no entraba más. Se cerró tanto el arco, que no fue sorpresa que el segundo tanto fuera un autogol. Ya después, de tanto insistir, llegó el tercero, de Daniela Arias, de cabeza. Entonces ahora sí era goleada, ahora sí era justicia. Aunque debieron ser 4, 5 o 6…

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

Más noticias de deportes