Colombia puede ser el primer país rico en petróleo en abandonar los combustibles fósiles

BEl ex presidente de Brasil se estaba riendo de mí. Estaba sentado frente a un hombre de 76 años. Luiz Inácio Lula da Silvaen un estudio excesivamente climatizado en São Paulo este marzo, entrevistándolo para una historia sobre las elecciones de octubre en brasil, por la que lidera las encuestas. Le acababa de preguntar a Lula si estaría interesado en suscribirse a una audaz promesa climática hecha por gustavo petro—entonces el favorito de izquierda en la carrera presidencial de Colombia de 2022 y, a partir de esta semana, el presidente electo de la nación. Como parte de su campaña, Petro se comprometió a dejar de emitir nuevos permisos para la exploración de petróleo de inmediato, un gran problema en un país donde el petróleo constituye 40% de las exportaciones y 12% de los ingresos del gobierno. Petro también hizo un llamado a Lula, quien podría convertirse en su aliado regional más importante, a unirse a él. Entonces, ¿lo haría?

“Mira, Petro tiene derecho a proponer lo que quiera”, dijo Lula, sonriendo y moviendo la cabeza como si estuviéramos hablando de un viejo amigo excéntrico. “Pero, en el caso de Brasil, esto no es real. En el caso del mundo, no es real”.

Para Colombia, se volvió mucho más real. Petro, un antiguo guerrillero de izquierda, obtuvo el 50,47% de los votos en la segunda vuelta electoral del domingo, derrotando por poco a un empresario populista que obtuvo el 47,27%. Después de asumir el cargo el 7 de agosto, el presidente electo dejará de emitir nuevos permisos petroleros desde el primer día. Luego tratará de establecer un plazo de 12 años para que la exploración ya aprobada termine, lo que probablemente requiera la aprobación legislativa. Los asesores de Petro dicen el petróleo producido bajo esos contratos existentes es suficiente para satisfacer el consumo interno, si se reducen las exportaciones, durante “como mínimo” 23 años si es necesario. Mucho antes de que se acabe el petróleo, el gobierno dice que ampliará la infraestructura de energía renovable lo suficiente como para reemplazar los combustibles fósiles.

¿Qué tan radical es el plan de Petro en la exploración de petróleo?

Para los críticos, la política petrolera de Petro equivale a “suicidio económico”. Muchos advierten que su plan para impulsar la agricultura y el turismo no será suficiente para compensar la pérdida de ingresos por exportaciones de petróleo, lo que podría dejar un gran agujero en las finanzas públicas. Los analistas han pronosticado una devaluación significativa del peso frente al dólar como resultado de la caída de la confianza de los inversionistas en Colombia. Y los grupos de la industria petrolera afirman que la producción podría caer demasiado rápido para sostener la demanda colombiana hasta que haya combustibles alternativos disponibles, lo que obligaría al país a depender de las importaciones.


Una versión de esta historia apareció por primera vez en el El clima lo es todo Boletin informativo. Inscribirse, haga clic aquí.


Tales preocupaciones son expresadas por políticos y defensores de los combustibles fósiles en todo el mundo, y han creado un punto muerto global sobre el petróleo: casi todos de los mundos Los 33 principales productores de petróleo se comprometieron en virtud del Acuerdo de París a tratar de limitar el calentamiento global a un promedio de 1,5 °C durante la era preindustrial. Pero ninguno ha establecido plazos para poner fin a la producción de petróleo que se alineen con ese objetivo, según los científicos. Tener siquiera una probabilidad de 50:50 de alcanzar el objetivo de 1,5 °C, según un informe de marzo por el Instituto Internacional de Desarrollo Sostenible (IISD), los países ricos deben dejar de producir petróleo y gas para 2034, y los países de ingresos medios de Colombia deben hacerlo para 2043. En términos climáticos, la eliminación de la producción de Petro de dos décadas es no es ambicioso, es casi aceptable.


Tanques de almacenamiento en la refinería de Ecopetrol Barrancabermeja en Barrancabermeja, Colombia, el martes 15 de febrero de 2022.

Imágenes de Bloomberg/Getty

Sin embargo, en términos políticos, el objetivo de Petro es radical. “Esto estaría absolutamente muy por encima de lo que están haciendo otros países”, dice Kevin Anderson, científico del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático de la Universidad de Manchester, quien dirigió el estudio del IISD. Noruega todavía ofrece docenas de nuevas licencias de exploración de petróleo a las empresas cada año y el Reino Unido está planeando una nueva ronda de contratos de petróleo y gas, incluso cuando sus gobiernos profesan ser líderes climáticos, dice Anderson. “Estos son países increíblemente ricos y seguirían siendo increíblemente ricos. [without oil and gas production]. Pero están demostrando un desprecio casi total por la ciencia del clima”. La política petrolera de Petro, agrega, “es el tipo de liderazgo que necesitamos sobre el cambio climático y hay muy, muy poco”.

Nadie quiere ser el primero en renunciar a sus ganancias petroleras: de los pequeño puñado de países que han puesto un moratoria en exploración petrolera en los últimos años, Belice es el sólo uno donde el petróleo aportó más del 1% del PIB. Y los líderes no quieren ser acusados ​​de poner en riesgo la seguridad energética de sus países, un temor aumentado por las tensiones entre Rusia y la UE por el gas natural desde el estallido de la guerra de Ucrania. “Angela Merkel decidió cerrar todas [of Germany’s] plantas de energía nuclear. Y hoy, Europa depende de Rusia para la energía,” me dijo Lula de Brasil. Se ha comprometido a invertir en nueva infraestructura de refinería de petróleo nacional como una forma de proteger a los brasileños de las crisis de los precios mundiales.

Una visión para el futuro

Dado ese contexto global, ¿cómo logró Petro que la mayoría de los colombianos respaldaran su plataforma antipetrolera? Según Claudia Navas, analista de la consultora Control Risks con sede en Bogotá, Petro no presentó su plan petrolero como una política climática independiente y, por sí solo, probablemente no fue un factor decisivo para la mayoría de los votantes. Más bien, la eliminación del petróleo es parte de una “visión de cambio” integral en Colombia, que apeló a gente de la clase trabajadora que ha sido excluida del desarrollo económico anterior de Colombia, dice Navas. Después de su victoria, Petro instó a sus compañeros progresistas en América Latina a “dejar de pensar que un futuro de justicia social y redistribución de la riqueza podría construirse sobre la base de altos precios del petróleo, el carbón y el gas”.

También ayuda que Petro pueda señalar las energías renovables como una gran oportunidad para Colombia. El país ya produce casi el 70% de su electricidad a partir de energía hidroeléctrica, y sus climas variados le dan un potencial superior al promedio para ambos viento y solarademás de hidrogeno verde producción. Juntas, esas fuentes podrían permitir que Colombia exporte energía limpia, en lugar de petróleo, en el futuro.

En Barrancabermeja, un pueblo petrolero del norte con una fuerte tradición de izquierdalos residentes parecen haber confiado en que los planes de Petro no los dejarán sin trabajo, votando abrumadoramente por el. Mientras felicitaba al presidente electo, el alcalde del pueblo expresó su esperanza de que el área no pierda su estatus de “capital energética”. “Esperamos que su propuesta de transición energética abra oportunidades laborales para la industria que históricamente ha sostenido a Barrancabermeja y la economía del país”.

Nada de esto quiere decir que los temores por la economía de Colombia sean infundados. En los próximos meses y años, Petro deberá combinar su elevada retórica con un plan concreto para expandir las industrias bajas en carbono para reemplazar la energía fósil y los ingresos, en ciudades como Barrancabermeja y a nivel nacional. El desempeño de Petro pesará mucho en los líderes de otras naciones productoras de petróleo como Brasil. “La implementación determinará si la política de Petro genera mayor temor en la región sobre la transición energética”, dice Navas, “o empuja a la gente hacia ella”.

Más historias de lectura obligada de TIME


Escribir a Ciara Nugent en ciara.nugent@time.com.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *