Gobierno y UPEA iniciarán diálogo hoy

La Universidad Pública de El Alto (UPEA) mantiene sus medidas de presión contra el Gobierno y ayer obtuvo la adhesión de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de La Paz, en cuyos predios instalaron el séptimo piquete de huelga de hambre. Tras la aceptación de reunirse con los presidentes de la Asamblea Plurinacional, el diálogo se instalará este viernes, a las 07.00 horas.

Luego que la comunidad universitaria de El Alto realizara una multitudinaria marcha en la sede de Gobierno, que comenzó en la avenida Montes –inmediaciones de la Cervecería– y recorrió por las principales vías del centro de la ciudad.

De su parte, el presidente del Senado, José Alberto Gonzales, y de Diputados, Gabriela Montaño, remitieron la nota de invitación a la UPEA para el diálogo, con el ánimo de allanar las vías destinadas a iniciar un proceso de diálogo que permita solucionar el conflicto.

La masiva marcha reiteró su rechazo a la actuación de las autoridades policiales, que ocasionó la muerte del estudiante Jonathan Quispe Vila, reflejando esta en ataques a la infraestructura de la flamante “Casa del Pueblo”.

El rector de la UPEA, Ricardo Nogales, reiteró que el diálogo con los legisladores tiene como base la agenda aprobada por la Asamblea universitaria, fundamentalmente las reformas a la Ley Nº 195, de Coparticipación Tributaria, aunque no descarta posteriores medidas de presión.

“Es verdad que el Ministro (de las finanzas públicas) dijo que no podía tocarse la Ley 195, pero tampoco los ministerios tienen la facultad de abrogar una ley, quien tiene esa facultad es la Asamblea Plurinacional del Estado. Por tanto, hemos enviado la nota al señor Álvaro García Linera, para que convoque a los dos presidentes y pongan en consideración el proyecto que ya lo hemos enviado”, afirmó el rector de la UPEA.

SÉPTIMO PIQUETE

Paralelamente, estudiantes y docentes de la universidad alteña instalaron un séptimo piquete de huelga de hambre en el monoblock de la UMSA, exigiendo atención para sus demandas, entre estas, de manera puntual, el esclarecimiento de la muerte del estudiante Jonathan Quispe Vila.

Por su parte, el rector de la Universidad Mayor de San Andrés, Waldo Albarracín, luego de recibir en esos predios a su similar de la UPEA junto a los estudiantes, dijo que esa casa de estudios superiores se une a los pedidos de modificación de la Ley de Coparticipación Tributaria, la renuncia del Ministro de Gobierno y de los Altos Mandos de la Policía.

“Bienvenidos a su casa, les vamos a dar todo la protección necesaria y juntos vamos a luchar hasta que el Gobierno les proporcione los recursos necesarios que requiere nuestra hermana universidad”, expresó el rector.

En este contexto, los rectores de ambas universidades se dieron un abrazo de unidad y Nogales afirmó que con su demanda la UPEA no pretende restar recursos a la Universidad paceña, que también tiene problemas económicos ni continuar con las subvenciones extraordinarias que por años le otorga el Gobierno.

“Siempre nos han dado subvención extraordinaria, y eso es lo que ya no queremos. No queremos volver a salir en marcha el martes que viene, sino de una vez abrir la ley; ya no nos van a ver marchar en la hoyada como hasta ahora”, apuntó Nogales, a tiempo de señalar que la universidad alteña continúa en estado de emergencia.

A su vez, Albarracín, de la UMSA, sostuvo que las autoridades no dividirán a ambas universidades, permanecerán juntas ante la necesidad de revisar el presupuesto asignado a las universidades. Ratificó el pedido de renuncia del ministro Carlos Romero y de los comandantes de la Policía nacional y de El Alto.

“Las autoridades de Gobierno, finalmente, admitieron que la UPEA enfrenta déficit presupuestario, el reconocer esta realidad permite avanzar hacia soluciones de fondo”, refirió.