Indígenas temen masivo desplazamiento étnico

La  Mancomunidad de Comunidades Indígenas de los ríos Beni, Tuichi y Quiquibey advierte que la megarrepresa Chepete-Bala puede repetir el desastre ocurrido en la hidroeléctrica Hidroituango de Colombia -que ya desplazó a más de 120 mil habitantes- si se insiste en un proyecto que afectará a 48 comunidades amazónicas y destruirá un superficie de 750 kilómetros.

“Lo que sucede en Colombia es una llamada de atención muy severa al Gobierno boliviano, dado que en el caso de Bolivia se está planificando varias megahidroeléctricas como Chepete-El Bala en la cuenca del río Beni y la hidroeléctrica Rositas en la cuenca del río Grande”, señaló a ANF el portavoz de la Mancomunidad, Alex Villca.

El dirigente apuntó que Hidroituango debía costar 2.000 millones de dólares pero su costo llegó hasta $us 5.000 millones y eso, sin contar con el costo ambiental y la reconstrucción de las zonas afectadas en 12 municipios, tras el rebalse ocurrido hace dos semanas.

“Imaginemos de que algo parecido a Hidroituango suceda con el Chepete-El Bala, es la devastación de nuestra Amazonía; desaparecerían Rurrenabaque y San Buenaventura y parte de Reyes; es decir, serían 5 mil habitantes afectados de las riberas y otros 150 mil afectados